Estamos especializados en los conflictos que se encuentran bajo el posible amparo de un contrato de seguro: desde la reclamación y la defensa de indemnizaciones por daños de todo tipo causados por accidentes (tráfico, laborales, etc.), negligencias profesionales (médicas, construcción), actos u omisiones de las Administraciones Públicas, de capitales de seguros de vida o accidentes, pasando por los de créditos de morosos (mercantiles, arrendamientos, comunidades), hasta la reclamación y también defensa de sucesos más cotidianos como los derivados de la propiedad de inmuebles en régimen de propiedad horizontal y cualquier reclamación laboral.

Nuestro despacho comparte la teoría de que un buen acuerdo defiende mejor los intereses del cliente que el enfrentamiento judicial, por lo que promovemos, en general, soluciones amistosas que permitan un rápido y satisfactorio desenlace del litigio.